El Doble Iridriado Hermético (DVH) es la solución más adecuada y económica para reducir las pérdidas de calorías y/o frigorías a través de las ventanas, reduciendo de este modo los consumos de calefacción y refrigeración.

 

Una vivienda debe tener en cuenta los siguientes aspectos básicos de confort:

 

  • Iluminación.
  • Aislamiento Térmico.
  • Aislamiento Acústico.
  • Economía de Uso.
  • Las paredes de mampostería tradicionales constituían una buena barrera térmica y acústica, mientras que las ventanas permitían, a través del vidrio, apreciar el exterior y recibir luz natural a la vez que resguardaban de las inclemencias externas.

 

El uso creciente de grandes superficies vidriadas genera un mayor intercambio térmico y sonoro con el exterior dado el mayor coeficiente de transmisión de calor y la menor capacidad de absorber sonidos que posee el vidrio respecto a las paredes de mampostería. Esto significa mayores pérdidas de calor en invierno y ganancias de calor en verano. Un mayor intercambio sonoro puede convertir en inhabitable un recinto, especialmente en los grandes edificios céntricos. Restituir el confort en el interior de las viviendas implica un aumento significativo en los costos de calefacción, refrigeración, y aislación acústica.

 

A su vez el aislamiento térmico de las viviendas implica un aumento en el consumo de fuentes de energía no renovables y un aumento del efecto invernadero, por una mayor emisión de dióxido de carbono a la atmósfera por parte de las empresas generadoras de energía.

 

Si consideramos que en la Argentina el 25% de la Energía total consumida se emplea en los edificios, y el 70 % de la misma se utiliza para climatizar e iluminar los espacios interiores, podemos concluir en la importancia que tiene una correcta selección de los vidrios, tanto para atender las necesidades de confort y economía de quienes habitan la vivienda como para un uso racional de los recursos naturales.

 

El DVH es, básicamente, una cámara de aire estanca encerrada entre dos vidrios. La cámara de aire reduce la transferencia de calor entre interior y exterior mientras que una correcta selección de vidrios permite no sólo reducir el ingreso de energía solar radiante sino reducir significativa mente el ingreso de ruidos.

  • Reduce la transformación de calor, como mínimo un 50 %, lo cual implica menores costos de calefacción y/o refrigeración.

 

  • Evita las condensaciones en el vidrio interior, típicas de los vidríados simples cuando en el exterior la temperatura es baja y en el interior hay calefacción.Estas condensaciones provocan el deterioro de paredes, carpinterías, alfombras, etc., además de impedirla correcta visión hacia el exterior.

 

  • Evita el efecto de paredes frías (pues la temperatura del vidrio interior es superior), con lo cual no existen corrientes convectivas en las cercanías de la ventana, la temperatura de los recintos se hace más uniforme, y se logra una ocupación más confortable incluso en las zonas próximas a los vidrios, lo que hace posible reducir en algunos grados la temperatura de la calefacción.

 

  • Con una adecuada selección de vidrios se reduce el ingreso de radiación infrarroja de sol y se pueden lograr importantes atenuaciones acústicas.

 

  • Utilizando los vidrios adecuados el DVH cumple todos los requisitos de vidriados de seguridad.

 

  • Utilizando vidrio laminado en una unidad de DVH es filtra el 99% de la dañina radiación UV responsable del deterior de muebles, alfombras, daños a las plantas, etc.

Copyright © 2017 ALUMFER - Todos los derechos reservados

Diseñado por: